Thursday, September 07, 2006



Baltazar Garzón y Carlos Castresana.
Una grata sorpresa

Cuando supe que aquel individuo que veía por Televesion Española (TVE) casi todos los días vendría a dictar una charla a estudiantes de periodismo y de derecho en La Serena no dudé un minuto en no asistir a esta reunión. Siempre serio, Baltazar Garzón Real, tiene esa estampa de juez duro y recto que no se deja corromper por nadie y por nada, sin embargo, no fue él quien se robó la pelicula.
Quién era este señor desconocido. Quién se presentaba frente a un auditorio lleno de mentes de todo el arcoiris politico. Cómo llegó acá. fue grata la sorpresa descubrir que se trataba de Carlos Castresana Fernández, quien, si no fuera por este seminario nunca hubiera sabido de su existencia.
Castresana es Licenciado en Derecho de la Universidad Complutense de Madrid, profesor de esta misma rama de la Universidad Carlos III de esta ciudad, miembro de la union progresista de fiscales y fiscal de la fiscalía especial para la represión de los delitos ecoomicos aplicados a la corrupción, algo más.

Bajo el nombre de "Justicia sin fronteras" ambos destacados juristas españoles se refirieron a sus más emblamáticos casos, pasando por la corrupción empresarial hasta el caso Pinochet. Cuando comenzó esta Clase magistral pense que ese desconocido vendría a preparar el terreno para Garzón, sin embargo la exposición de Castresana dejó atonitos al público presente. Se paseo por la corrupción realizada por las grandes multinacionales, realizando analogías con los países desarrollados que conforman el G-8 y el Consejo de Seguridad de la ONU. Además de criticarlas profundizó en la manera en que nosotro colaboramos con ellos olvidando todas sus injusticias rápidamente.

Su exposicion finalizó con una rememoranza a Pablo Neruda, indicando que durante el gobierno de Franco, el periódo más oscuro de la historia española, Chile estuvo presente para socorrer a aquellos que lo necesitaron, sobre todo el poeta que ayudó a salir a miles de españoles hacia nuestro país. El punto más emotivo fue la lectura de algunos pasajes de su "Canto general" y de las grandes alamedas de Salvador Allende. Esta intervención concluyó con un cerrado aplauso que a más de alguno le hizó poner la piel de gallina.
Quién lo hubiera pensado en un principio. Lo siento Garzón, pero tu comicidad atentó en contra de tu estampa y el agradecimiento de una patria herida pero cicatrizada ayudo a que Castrasana se robara la pelicula.

1 Comments:

Blogger Carlos Vega said...

jajajaja, oye wn actualizate el blog po!!!!

6:07 PM  

Post a Comment

<< Home