Friday, June 23, 2006

No fumar

Ya llevo casi cuatro meses sin fumar y he notado los cambio físicos y corporales que produce dejar este vicio, desde una mayor resistencia deportiva hasta una disminucion el las borracheras hasta una disminucion en los "malditos" resfrios de invierno, con todas sus flemas, toses y pañuelos desachables.
Aún recuerdo el lugar, la hora y el contexto que enmarcó el último ciagarro.
Hacía frio, estaba húmedo y "casi llovía", ya que es lo único que puedo decir del Anormal clima de La Serena, "casi"; ya que no llovió.
Además, al dejar este estupido y desgastante vicio uno de los principales beneficiados, despues de mi alud, al parecer fue el bolsillo. aunque nunca fui un fumador empedernido y nunca sufrí de tabaquismo he ahorrado y he destinado esos pocos, pero necesarios, morlacos en otra actividades.
Luego de dejar a la nicotina de lado he sacado algunas cuantas que de una u otra manera dan para pensar:
Si ponemos un número medio de cigarros diarios, por ejemplo 8 (incluidos los fines de semana, que es cuando más se traga humo) y lo multiplicamos por 7 y por cuetro semanas (es decir 30 días) nos da un primer resultados de 1680 fasos por mes. ahora si lo multiplicamos por un añito es equivale a 17136 malditos nicotinosos. pobres dientes, pulmones y aparato respiratorio. Ahora, si pensamos en cuantos cigarros has fumado desde las 18 (edad de inicio en las lides fumisticas y carreteras) hasta la fecha tus pulmones deben parecer una esponja con alquitran, asi como los de Constantine.
Me imagino que si yo pude quizás tu puedas, todo empieza con decir no, gracias yo no fumo.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home